(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

LECCIÓN 




&¡-J n Año A 

(/ Segundo trimestre 
Lección 13Í 



Un niñito comparte 



Referencias 

Mateo 1 4:1 3-21 ; Marcos 6:32-44; Lucas 9:10-1 7; Juan 6:1-1 3; El Deseado de 
todas las gentes, pp. 332-339. 

Versículo para memorizar 

No se olviden... de compartir con otros (Hebreos 1 3:16). 

Objetivos 
Los niños: 

Sabrán que a Dios le preocupa cuando la gente tiene hambre. 

Sentirán tristeza cuando algunas personas no tienen suficiente para comer. 

Responderán ayudando a los que tengan hambre en la comunidad. 

Mensaje 



Los amigos de Jesús comparten con los demás. 



Breve introducción a la lección 



Resumen de la lección 

Multitudes de personas escuchan a 
Jesús todo el día. Lo ven sanar a los en- 
fermos. Por la tarde, están con mucha 
hambre, pero no tienen nada para 
comer. Sin embargo, un niño tiene cinco 
panecillos y dos pescados que voluntaria- 
mente comparte. Se los da a Jesús. Jesús 
ora por la comida, y hay suficiente para 
alimentar a todos y sobra una gran canti- 
dad. Jesús alimentó a 5.000 hombres y 
muchas mujeres y niños con la pequeña 
ración de comida. 



Esta lección es acerca de la 
comunidad 

Jesús vio la necesidad y alimentó a 
más de 5.000 personas con una pequeña 
ración de comida, porque los amaba y 
reconocía su necesidad. Las personas que 
aman a Jesús atienden las necesidades de 
otros en su comunidad. 

Para el maestro 

Él... se preocupaba tanto de sus nece- 
sidades temporales como de las espiri- 
tuales. La gente estaba cansada y débil. 



TRECE 



SECCIÓN 


Desarrollo del programa 

MINUTOS ACTIVIDADES MATERIALES NECESARIOS 


Bienvenida 

A 


Cuando 
lleguen 


Salude a los estudiantes en la 
puerta; escuche sus gozos y 
preocupaciones 


Ninguno 


W Actividades 
preliminares 


hasta 1 


A. Alimentos favoritos 

B. Compartiendo sombreros 


Arcilla para modelar o alimentos de 
juguete; platos desechables y 
utensilios 
Sombreros 


Ver página 109. 

*En cualquier momento del programa 

se puede orar o alabar a Dios con un 

canto. 


^^ Oración 

y alabanza* 


hasta 1 




m^ Lección bíblica 


hasta 20 


Aplicación de la historia 


Ninguno 






Estudio bíblico 


Biblia 


Ck 




Versículo para memorizar 


Biblia 


ifp Aplicando 
la lección 


hasta 1 5 


Panes y peces 


Servilletas, galletas, jugo o agua, 
vasos desechables 


m^J Compartiendo 
la lección 


hasta 1 5 


Bolsas para compartir 


Pequeñas bolsas de papel, revistas 
viejas y tijeras, o papel y crayones; 
lapicera o marcador 



Había madres con niños en brazos, y n¡- 
ñitos que se aferraban de sus faldas. 
Muchos habían estado de pie durante 
horas. Habían estado tan intensamente 
interesados en las palabras de Cristo, que 
ni siquiera habían pensado en sentarse... 
Jesús les daba ahora ocasión de descan- 
sar, invitándolos a sentarse. 

Cristo no realizó nunca un milagro 
que no fuese para suplir una necesidad 
verdadera, y cada milagro era de un ca- 
rácter destinado a conducir a la gente al 
árbol de la vida... 

Para aquella vasta muchedumbre, 
cansada y hambrienta después del largo 
día de excitaciones, el sencillo menú era 
una garantía no sólo de su poder, sino 



de su tierno cuidado manifestado hacia 
ellos en las necesidades comunes de la 
vida... 

Pero Jesús nos ha ordenado: Dadles 
vosotros de comer. Su orden es una pro- 
mesa; y la apoya el mismo poder que ali- 
mentó a la muchedumbre a la orilla del 
mar (El Deseado de todas las gentes, pp. 
333, 334, 337). 

¿Todos los miembros de su clase tie- 
nen sus necesidades básicas cubiertas? 
¿Cómo puede ayudar a quienes no las 
tengan? 

Decoración del salón 

Vea la lección n° 1 . 



LECCIÓN 13 



Programa 



Bienvenida 

Dé la bienvenida a cada niño por su nombre mientras llegan a la 
puerta. Pregúnteles cómo les fue durante la semana. Pregúnteles por el 
proyecto de compartir de la semana pasada. 



Necesita: 

□ arcilla para 
modelar o 
plastilina o 
comida de 
juguete 

□ platos dese- 
chabas y 
utensilios 



Actividades preliminares 

Elija las actividades más apropiadas para su situación. 

A. Alimentos favoritos 

Pregunte a cada niño el nombre de su alimento favorito y que digan por 
qué les gusta. (Las clases grandes pueden formar grupos de cinco o seis y 
tener la ayuda de un adulto.) 

Diga: Voy a dar a cada uno algo de arcilla. Quiero que con ella 
hagan la comida que más les gusta. 

Distribuya la arcilla. Concédales tiempo para hacer su comida. O que 
ellos tomen su comida favorita de las comidas sintéticas (de juguete). Si es 
posible, tenga platos de papel y utensilios para servir la comida. Luego pre- 
gunte: ¿Qué deberían hacer cuando tienen algo bueno? 
(Compartirlo.) Diga: Vamos a compartir nuestro alimento con al- 
guien. Camine por el salón y pregunte a cada niño con quién quiere com- 
partir su comida. Ayúdelos a dar la mitad a esa persona. 



Para reflexionar 

Conceda tiempo para responder cuando pregunte: ¿Cómo se sintieron al 
compartir su comida con otros? ¿Qué creen que pensaron cuando les 
ofrecieron comida? ¿Por qué debemos compartir nuestra comida? 
¿Por qué debemos compartir todo? Compartimos con otros porque 
pertenecemos a Jesús y 

LOS AMIGOS DE JESÚS COMPARTEN COH LOS DEMÁS. 



Necesita: 



B. Compartiendo sombreros 

Consiga que más o menos la tercera parte del grupo de niños (los más 
grandecitos) se pongan dos o tres sombreros o alguna otra cosa sobre la ca- 
beza. 

Diga a la mitad de ellos que cuando usted diga: Es hora para compartir 
su sombrero, con alegría los den a otras personas. Diga a la otra mitad que se 
vayan a la esquina del salón y esperen que los demás les pidan un sombrero. 



LECCIÓN 1 3 



Diga: Vamos a imaginar que las personas que tienen sombrero, son 
personas ricas. Las personas sin sombrero, son pobres. ¿Qué piensan 
que deben hacer las personas ricas? (Compartir sus sombreros con los po- 
bres) ¿Piensan que las personas pobres deben pedir un sombrero? 
¿Por qué sí o por qué no? (No, aquellos que tienen algo deben compartirlo 
voluntariamente.) (Sí, deben pedir siempre que quieren algo.) Diga: Es hora 
para compartir sus sombreros. Deje que el primer grupo de niñitos distri- 
buya sus sombreros. Ayude al otro grupo a moverse hacia la esquina del salón. 
Cuando el primer grupo haya dado sus sombreros, deje que los niños sin som- 
brero vayan con el segundo grupo y les pidan uno. 

Para reflexionar 

Conceda tiempo para responder cuando pregunte: ¿Cómo se sintieron 
cuando alguien les dio un sombrero sin que se lo pidieran? ¿Cómo se 
sintieron cuando tuvieron que pedir un sombrero? ¿Qué piensan que 
Jesús quiere que hagamos, dar nuestros sombreros sin que nos los 
pidan o esperar que alguien nos los pida? ¿Por qué? Si nosotros 
somos de la familia de Dios, nosotros seremos como Jesús y ... 

LOS AMIGOS DE JESÚS COMPARTEN COH LOS DEMÁS. 

Repítanlo conmigo. 



ORACIÓN Y ALABANZA 

Comunión 

Dé la bienvenida a todos los niños, especialmente a las visitas. Celebre 
los cumpleaños y dé los anuncios. Repase el versículo para memorizar de la 
semana pasada. 
Cantos sugerentes 

Panes y peces (Alabanzas infantiles, n° 83). 

Compartiendo (Alabanzas infantiles, n° 1 1 0). 

Enséñanos a compartir (Alabanzas infantiles, n° 97). 
Misión 

Use el folleto Misión red u otra historia misionera disponible. 
Ofrenda 

Continúe usando el mismo recolector para la ofrenda del mes. 

Diga: Podemos compartir nuestro dinero con otros para que co- 
nozcan a Jesús y ellos también podrán contar a sus amigos acerca 
de Jesús. 
Oración 

Dé a cada niño un poco de pan o galletas. Permita que cada niño agra- 
dezca a Jesús por la comida. 



*En cualquier momento durante el prograr 






Necesita: 



□ pan o 
galletas 



LECCIÓN 13 







Lección bíblica 



Aplicación de la historia 

Junte los niños en un semicírculo. Diga: 
Durante nuestra historia de hoy 
quiero que hagan algunas activida- 
des. Vamos a practicarlas antes de 
empezar. Necesitan escuchar muy 
cuidadosamente para que sepan 
cuándo actuar. 

Cuando usted diga los niños 

hambre se frotan la panza 

pescado .juntan las palmas de las 

manos y las mueven como 
si fuera un pez nadando. 

pan mueven los labios como si 

mordiera y masticara 

niñito muevan el dedo meñique 

Jesús señalen hacia arriba 

discípulos mueven los dedos de 

una sola mano 

gente mueven los dedos de 

ambas manos 

Que un adulto dirija las acciones mientras 
otra persona lee o cuenta la historia. 

Pregunte: ¿Cuántos han tenido ham- 
bre (frótese la panza) alguna vez? 
¿Piensan que a Jesús (señale hacia el cielo) 
le preocupa si la gente (mueva los dedos 
de ambas manos) está con hambre (frótese 
la panza)? ¿Piensan que a Jesús (señale 
hacia arriba) le importaba si tienen sufi- 
ciente para comer? Hoy vamos a hablar 
acerca de cómo Jesús (señale hacia arriba) 
alimentó a una gran cantidad de gente 
(mueva los dedos de ambas manos) con dos 
pescados (junte las palmas y muévalas como 
pez nadando) y cinco panes (muerda, masti- 
que) que sus discípulos (mueva los dedos de 
una sola mano) tomaron de un niñito 
(mueva el dedo meñique). 

(Nota: Esta actividad puede ser complicada 
para los niños más pequeños, así que es posible 
que cause muchas risas. En la historia, las pala- 
bras con acciones están en negritas.) 

Mucha gente (mueva los dedos de ambas 
manos) vino desde lejos para escuchar a 
Jesús (señale hacia arriba). Algunos estaban 
enfermos esperaban que Jesús (señale hacia 



arriba) los sanara. 

Jesús (señale hacia arriba) habló a la 
gente (mueva los dedos de ambas manos) del 
amor de Dios y sanó a mucha gente (mueva 
los dedos de ambas manos) enferma. 

La gente (mueva los dedos de ambas 
manos) la estaba pasando tan bien con Jesús 
(señale hacia arriba) ¡que ni siquiera pensaron 
que no habían comido! Casi era la hora de 
cenar y la gente (mueva los dedos de 
ambas monosjtenía hambre (frótese la 
panza). Los discípulos (mueva los dedos de 
una sola mano) dijeron a Jesús (señale hacia 
arriba): —¿No crees que la gente (mueva los 
dedos de ambas manos) debe regresar ya a su 
casa? Es tarde y están con hambre (frótese la 
panza)". 

Jesús (señale hacia arriba) no quería que 
la gente (mueva los dedos de ambas manos) 
se fuera con hambre (frótese la panza). Así 
que dijo a sus discípulos (mueva los dedos de 
una mano): ¡Denles ustedes de comer! 

Los discípulos (mueva los dedos de una 
sola mano) miraron a Jesús (señale hacia 
arriba) Necesitaríamos una gran cantidad de 
pan (mastique) y pescado (palmas juntas 
moviéndolas como peces nadando) para darle a 
esta multitud lo suficiente para comer. ¿Qué 
querría decir Jesús (señale hacia arriba)? 

Jesús (señale hacia arriba) preguntó: 

—¿Habrá alguien entre la gente (mueva 
los dedos de ambas manos) que tenga co- 
mida? 

Andrés, uno de los discípulos (mover los 
dedos de una mano), dijo: 

—Un niñito (mover el dedo meñique) 
trajo cinco panes (muerda, mastique) y dos 
pequeños pescados (junte las palmas de las 
manos muévalas como un pez nadando). Pero 
qué se puede hacer con una cantidad tan pe- 
queña de pan (mastique) y pescado (junte 
las palmas de las manos y muévalas como un 
pez nadando)". 

Jesús (señale hacia arriba) sonrió al ni- 
ñito (mueva el dedo meñique). 

—¡Gracias por compartir lo que tienes 
para comer! —dijo Jesús (señale hacia 
arriba)—. Tus pescados (palmas juntas mo- 
viéndolas como un pez nadando) y paneci- 
llos (mastique) ayudarán a toda esta 
gente (mueva los dedos de ambas manos) 



LECCIÓN 1 3 



que tiene mucha hambre (frótese la panza)". 
El niñito (mueva el dedo meñique) también 
sonrió a Jesús (señale hacia arriba). 

Jesús (señale hacia arriba) pidió a los dis- 
cípulos (mueva los dedos de una mano) que 
sentaran a la gente (mueva los dedos de 
ambas manos) con hambre (frótese la 
panza). Se preguntaban qué iba a hacer 
Jesús (señale hacia arriba) para darles algo de 
comer con la sola merienda del niñito 
(mueva el dedo meñique). 

Jesús (señalar hacia arriba) oró, luego co- 
menzó a dar los panes (mastique) y pesca- 
dos (junte las palmas y muévalas como un pez 
nadando) a los discípulos (mueva los dedos 
de una mano) y ellos lo compartieron con la 
gente (mueva los dedos de ambas 
manos) Cada vez que Jesús (señale hacia 
arriba) daba a los discípulos (mover los 
dedos de una mano) algo de panes (masti- 
que) y pescado (junte las palmas y muévalas 
como un pez nadando), ¡había más panes 
(mastique) y pescados (junte las palmas y 
muévalas como un pez nadando)\ Más y más 
gente (mueva ambas manos) comió por- 
que Jesús (señale hacia arriba) estuvo par- 
tiendo más panes (mastique) y más 
pescado (junte las palmas y muévalas como 
un pez nadando). 

Llevó mucho tiempo alimentar a todos. 
Eran más de 5,000 personas. Todos comieron 
hasta estar satisfechos. Cuando la gente 
(mueva los dedos de ambas manos) ter- 
minó, Jesús (señale hacia arriba) dijo: 
—Ahora recojan los panes (mastique) y los 
pescados (junte las palmas y muévalas como 
un pez nadando) que quedaron. 

Los discípulos (mueva los dedos de una 
mano) recogieron ¡doce canastas de panes 
(mastique) y pescados (junte las palmas de 
las manos y mueva como un pez nadando)\ 
¡Mucho más que los cinco panes (masti- 
que) y dos pescados (palmas juntas mo- 
viendo como un pez nadando) que el niñito 
(mueva el dedo meñique) compartió con 
Jesús (señale hacia arriba)\ Jesús (señale 
hacia arriba) verdaderamente había bende- 
cido la merienda que el niñito (mueva el 
dedo meñique) compartió con la multitud de 
personas. 



Para reflexionar 

Concédales tiempo para responder cuando 
pregunte: ¿Cómo piensan que Jesús ali- 
mentó a toda esa gente con la merienda 
de un niñito? ¿Creen que esas cosas pue- 
den suceder ahora? Quizás algunas per- 
sonas donde ustedes viven, no tienen 
suficiente comida. Jesús también ama a 
esas personas. Quiere que todos tengan 
suficiente para comer. Tal vez su familia 
puede compartir algo de comida con al- 
guien que no tiene suficiente. Aunque 
piensen que son pequeños, pueden com- 
partir con otros. Son miembros de la fa- 
milia de Jesús y pueden ayudar al 
compartir con otros. 

LOS AMIGOS DE JESÚS , 
COMPARTEN COH LOS DEMÁS. 

Repítanlo conmigo. 

Versículo para memorizar 

Abra su Biblia en Juan 6:1 al 1 3 y señale 
los versículos. (Levante la Biblia de manera 
que los niños puedan ver los textos.) Diga: 
Aquí encontramos la historia de hoy en 
la Palabra de Dios, la Biblia. Lea los versí- 
culos 5 y 7 al 1 3 en voz alta, señalando cada 
versículo que va leyendo. 

Para reflexionar 

Pregunte: ¿Qué preguntó Jesús a 
Felipe? (¿Dónde vamos a comprar comida 
para toda esta gente?) ¿Qué dijo Felipe? 
(Que costaría mucho dinero) ¿Qué discípu- 
los mencionó a Jesús la merienda de un 
niñito? (Andrés.) ¿Qué hizo Jesús antes 
de compartir el pan y el pescado con la 
gente? (Oró dando gracias por la comida.) 

Para reflexionar 

Concédales tiempo para responder 
cuando pregunte: Más de 5,000 personas 
comieron de la merienda del niñito. Eso 
es mucho más que todas las personas 
que están hoy en la iglesia. ¿Por qué 
piensan que esa merienda alimentó a 
tanta gente? ¿Ustedes le habrían dado 
su merienda a Jesús? Recuerden... 



Necesita: 

□ Biblias 



LECCIÓN 13 



Necesita: 



Necesita: 

□ servilletas 

□ galletas 

□ vasos dese- 
chabas 

□ jugo o agua 
(opcional) 



LOS AMIGOS DE JESÚS , 
COMPARTEN COHLOS DEMÁS. 

Ahora muestre a los niños el versículo 
para memorizar (Hebreos 1 3:16) en la 
Biblia y diga: Aquí encontramos 
nuestro versículo para memorizar 
de hoy en la Palabra de Dios, la 
Biblia. Lea el versículo en voz alta, seña- 
lando cada palabra. (No se olviden... de 
compartir con otros.) 

Utilice la siguiente mímica para ense- 
ñar el versículo para memorizar. Repítan- 



lo hasta que se aprendan el versículo. 

No se olviden (mueva la cabeza en 
gesto negativo) 

de compartir (las manos en el pecho, 
moviéndolas hacia el 
frente en un arco hasta la 
altura de la cintura) 

con otros (señale varias veces hacia 

otros ya sí mismo) 

Hebreos 1 Z:16(junte la palmas de las 
manos y luego ábralas 
como un libro para leer) 







Aplicando la lección 



Panes y peces 

Siente a los miembros de la clase a la 
mesa sobre una manta o sábana o en el 
piso. Dé a uno de los niñitos servilletas 
para repartir al resto. 

Diga: El niñito en la historia com- 
partió su alimento con Jesús luego 
Jesús lo compartió con las personas 
que habían venido para escucharlo. 
Vamos a cantar sobre eso. 

Cante la siguiente canción Panes y 
peces (Alabanzas infantiles No. 83) 
Un pescadito, dos pescaditos 
un, dos, tres, cuatro, cinco pancitos 
y un pescadito, dos pescaditos, 
un, dos, tres, cuatro, cinco pedazos de pan. 

Diga: Hoy vamos a seguir el 
ejemplo de Jesús. 

Distribuya dos galletas cada dos niñi- 
tos. Algunos de ellos pueden empezar a 
murmurar y preguntar dónde están sus 
galletas. 

Pregunte: ¿Se estarán pregun- 
tando por qué no todos tienen ga- 
lletas? Lo que vamos a decir en 
este canto que les dará la res- 
puesta. Cante el segundo verso: 



Es mi merienda y la entrego 
pues yo sé que jesús la multiplicará 
Gracias jesús pues con mi merienda 
alimento alimento a mucha gente 
que tú le darás. 

Diga: Vamos a compartir nuestra 
comida con nuestros amigos que 
no tienen. Compartan sus galletas 
con la persona que está a su lado. 
Continúen cantando mientras cada niño 
comparte su galleta con el de al lado. 
Sirva vasos con jugo o agua, si lo desea. 

Para reflexionar 

Conceda tiempo para que respondan 
cuando pregunte: ¿Cómo se sintieron 
cuando les di galletas a unos y a 
otros no? ¿Cómo se sintieron 
cuando alguien les convidó? ¿Qué 
puedes hacer cuando tienes comida 
y tus amigos no tienen? 
Recuerden... 

LOS AMIGOS DE JESÚS , 
COMPARTEN COH LOS DEMÁS. 

Repítanlo conmigo. 



LECCIÓN 1 3 



O 



Compartiendo la lección 



Bolsas para compartir 

Pida a cada niño que piense en algo 
que pueda compartir con alguien en su 
familia, escuela o iglesia. Anote mientras 
los niños hablan. 

Distribuya los materiales. Pida a los 
niños que recorten de las revistas las fi- 
guras o dibujos que puedan compartir (o 
ayude a los niños a dibujarlos). Diga a 
los niños que pongan sus dibujos o figu- 
ras dentro de su bolsa. Anímelos a deci- 
dir a quién le darán su bolsa. Ayúdelos a 
escribir en sus bolsas: Deseo compartir 
mi (cualquier cosa que el niño haya re- 
cortado o dibujado) contigo. Ayude a los 
niños a escribir por fuera de la bolsa el 
nombre de la persona con quien com- 
partirán. 



Para reflexionar 

Concédales tiempo para respon- 
der cuando pregunte: ¿Con quién 
compartirán su bolsa? 
Asegúrense de dársela pronto. 
Todos vamos a recordar com- 
partir con otros esta semana, 
porque... 



LOS AMIGOS DE JESÚS 

COMPARTEN COH LOS 

DEMÁS. 

Repítanlo conmigo. 



Necesita: 

□ pequeñas 
bolsas de 
papel 

□ revistas vie- 
jas y tijeras, 
o papel y 
crayones 

□ bolígrafo o 
marcador 



Clausura 

Diga: Antes de irnos, vamos a agradecer a Jesús por 
compartir su amor con nosotros y pedirle que nos 
ayude a compartir lo que tenemos con otros.